volver
linea separación 1 linea separación 1
Masaje tantra Sugar deluxe

SUGAR DELUXE

Datos

Duración: 60 minutos
Tarifa: 170 €/h

Cuerpo

Estas son las partes del cuerpo que estimuilamos con este masaje: Planta de los pies, tobillos, piernas, glúteos, coxis, espalda, brazos, palma de las manos, estiramiento de espalda

Descripcion

El masaje Sugar de Luxe es una experiencia sensorial y exclusiva que gira en torno al diván tántrico para finalizar de forma sublime en el tatami clásico. Es una de expresiones más erótica que existe y donde el cliente disfruta con todos los sentidos. Las técnicas de masaje que utilizamos se basan en el Nuad thai masaje, una de las bases del masaje tántrico.

En este masaje erótico la emoción se palpa desde el principio. El cliente se vuelve cómplice de todo lo que sucede y desde que cruza la puerta la actuación se pone en marcha. El nivel de erotismo, interacción y contacto de este masaje, es de los más altos y calientes. Es una experiencia muy completa y llena de sensaciones. Recomendamos estar relajados y muy concentrados en todo momento, pues el bombardeo de estímulos es constante. Este servicio juega con un elemento presente en muchas de las fantasías eróticas de las personas los disfraces y los fetiches.

Ya la primera parte de la experiencia tiene algo de misterioso, pues nosotras, las masajistas, dejamos al cliente en la ducha y le decimos que cuando termine se sienta en una silla que dejamos en el centro de la habitación. Esto despierta la curiosidad y alerta a los individuos. Es una forma de ponerlo en máxima concentración. Al poco rato aparecemos con un disfraz de picardia sexy, que deja algo que entrever pero mucho más a imaginar.

De la forma más sexy y sensual nos movemos, acariciamos y jugamos con nuestro huésped, lo hacemos con las manos y con elementos muy relacionados con escenas eróticas que todos recordamos. El cubito de hielo, la bomba de sabor y los aceites esenciales son parte muy importante del acto. Todo se realiza de forma suave y lenta, acercamos nuestros labios y nuestro cuerpo para que el cliente pueda oler y sentir como palpitamos de la emoción y el placer.

Jugamos con elementos de ropa como los pareos para mostrar y ocultar las zonas más secretas, jugamos con el contacto y el roce de la piel, con los suspiros, con la respiración, todo para crear una atmósfera en la que perderse durante mucho tiempo. Queremos que el cuerpo de nuestro acompañante se olvide del mundo exterior y de los problemas y se concentre en sentir y disfrutar de los más excitantes estímulos.

Nuevas posturas, nuevos contactos, más miradas y susurros cada vez más cerca de los puntos erógenos en busca de la mejor experiencia erótica de Madrid.